Usted, como Superior General, cuando lo permitan las circunstancias y usted lo considere oportuno, puede nombrar uno o dos que tengan buena letra, etc., para tener escuela de niños, para hacer lo que practican los hermanos de la Doctrina Cristiana (sic), (de los) que tantos hay en Francia, Italia, etc., y que tanto bien hacen; yo creo que en la actualidad son los que hacen más bien a la Iglesia, y de los que más se debe esperar.

(Antonio Claret. Carta al P. Xifré, 16 julio 1869, Epistolario Claretiano II)

 

Los maestros procuren plantar y grabar en el corazón de sus alumnos un tierno y fino amor de Dios y del Prójimo.

(Antonia París, nº 17, cap3, tratado cuarto, Constituciones 1868)

 

La asignatura principal de la vida es aprender a amar debidamente.

(P. Pujol, cmf. Fundador Misioneras de la Institución Claretiana)

 

Licencia

Ideario de los Colegios de la Familia Claretiana Copyright © 2018 by Familia Claretiana. All Rights Reserved.

Compartir este libro